Amor de madre

madreTodavía lloro cuando oigo a Elton John cantando “Candle in dhe wind”. Recuerdo que mi hijo tenía un año y medio cuando falleció Lady Di. Me dio pena y me cayó alguna lágrima, pero realmente lloraba porque mi cabeza no dejaba de imaginar el dolor tan inmenso que se ha de sentir cuando tienes un hijo que depende de ti, o no, y sabes que vas a morir por alguna causa. Lo único que creo debe pasar por la cabeza de una madre en esos momentos es qué va a ser de su hijo; quién lo abrazará y le traspasará a través de cada poro de su piel ese cariño, ese amor; qué pasará cuando necesite un consejo; a quién recurrirá ¿Será a la persona adecuada? Y sobre todo creo que una madre en esas circunstancias debe pensar que nadie, nadie podrá quererlo, ayudarlo, protegerlo, tan incondicionalmente como ella. Nadie dará la vida por él si es necesario. Ella, sí. Y su mayor angustia no será el saber que va a morir, porque ella no muere, muere una madre y eso es lo que realmente duele, el privar, sin quererlo, de que su hijo disfrute de una madre, de ese amor tan inmenso que solo una cosa puede destruir, la muerte. Aunque dudo que ni eso pueda con ello pues prefiero pensar que el amor de una madre perdura más allá… de la presencia meramente física.

Comments are closed.