Entomofagia

bichosCreo que este es uno de los artículos que más me va a costar escribir. De hecho, he despejado el camino hasta el WC por si me da alguna arcada y he de salir corriendo.

Hoy vamos a analizar algo que la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) ya lleva varios años promocionando, o por lo menos intentándolo, el consumo de insectos como manjar culinario. Ay Dios mío que me da la primera arcada.

Estas personas de la FAO dicen que con el consumo de “bichitos” se podría casi erradicar el problema del hambre en África. No sé por qué me da a mí que a los africanos les gustaría más que promocionaran el consumo buenos chuletones, buenas bandejas de marisco, y que los insectos se los comieran ellos ¿No dicen que son buenos para combatir la obesidad? Pues señores rollizos de la FAO, ya lo saben.

Os imagináis vosotros comiendo muslitos de saltamontes, o quitándole a las tarántulas ese hermoso abrigo de pelo que tienen, para llegar a su, me imagino, escuálida carnecilla. Y qué me decís cuando se os quede entre los dientes una patita de grillo… aarrggg, Dios, creo que me viene otra arcada.

Dicen que tienen muchas sales minerales, proteínas, vitamina B, que las larvas proporcionan calorías de gran calidad, son ricos en calcio y una fuente importante de magnesio. Claro, ahora comprendo por qué la famosa rana del cuento se convirtió en príncipe… de tanto comer insectos de estos tan maravillosos y milagrosos.

En fin, que respeto lo que cada uno quiera comer, pero personalmente no me arriesgo ni a probarlos, pues creo que vomitaría hasta las posibles hormigas que me comí cuando apenas tenía dos años y me pillo mi madre comiendo tierra del jardín de mi casa a “puñaos”. Además, si mi boca tocara un “pequeño saltamontes” o una “pequeña abeja”, mi llanto no encontraría consuelo pensando en Kung fu, o en los personajes de la Abeja Maya, Flip, el saltamontes, el rollizo Willie o en la mismísima abeja Maya. Uyyyyyy, arcada definitiva.

Espero que no os acordéis de este artículo a la hora de la comida… Buen provecho.

Comments are closed.