La mirada de María

maria2El día que empezó el curso la recibí en la puerta del aula (relato del 18/10/2012 María). Hoy la he despedido en la puerta de salida de la Universidad. Allí la esperaba el taxi que durante todo el invierno, cada jueves la llevaba a casa. Hoy iba a ser el último trayecto universitario. Le he dado dos besos, y como el primer día, mis ojos han vuelto a inundarse de lágrimas.

Ha sido un año de estudio en el que he aprendido mucho en clase pero gracias a ella me llevo una enseñanza extra. He aprendido a valorar la gran suerte que tengo al gozar del sentido de la vista y he comprobado que, a pesar de las travas tan enormes con las que se encuentra María en cada paso que da, en cada movimiento que hace, a pesar de todo, la sonrisa nunca ha desaparecido de su cara. María una chica animada, risueña y encantadora.

A partir de hoy ella va a seguir viéndome como siempre me ha visto, desde y con su imaginación. Ahora voy a ser yo la que no voy a poder verla con mis ojos. Ahora voy a ser yo la que va a tener que aprender a verla como ella me ha visto siempre. Así que cerraré los ojos y ahí estará ella.

Gracias María por permitirme ser tus ojos y por confiar en mí desde el primer día de clase.

Comments are closed.