Libro recomendado (2)

            Mi recomendación literaria de hoy se titula “La de Dios es Cristo” de John Niven. Este libro me lo recomendó un amigo que tiene muy buen criterio literario. Así que el mismo día en que me lo aconsejó, le hice caso, y sin dudarlo un segundo, entré en el Fnac y lo compré. De vuelta a casa, una vez sentada cómodamente en un asiento cualquiera del tren, decidí empezar a leerlo, pues su título me llamaba mucho la atención. Os diré, que sin apenas darme cuenta, llevaba leídas 30 páginas y una gran sonrisa dibujada en mi cara, sonrisa que iba acompañada de un pensamiento… “pero que bueno”.

            Te engancha desde el primer momento en que empiezas a leerlo. La historia transcurre entre el Cielo y la Tierra. Dios se va a disfrutar unas merecidas vacaciones de 500 años, dejando al mando del mundo a su queridísimo hijo Jesucristo. Cuando Dios vuelve, se encuentra con el mundo loco y medio, sí, solo medio, perdido en el que vivimos hoy ¿Qué se le ocurre? Muy sencillo, enviar a Jesucristo a nuestra querida Tierra, para que arregle el “desaguisao” que ha montado durante su ausencia. A partir de ahí se suceden una serie de hechos, conversaciones y aventuras, en las que se mezcla la realidad actual con el surrealismo natural, si piensas que el protagonista es Jesucristo. Un Jesucristo actual, moderno, mal hablado, porrerillo, pero eso sí, con un gran corazón y una inocencia que te llega a enamorar.

            Mientras avanzas en la lectura, te surge una duda que mantienes, evidentemente, hasta el final, y es pensar, cómo narices John Niven, va ha dar fin a una historia de la que sabes perfectamente el final… la Tierra sigue totalmente loca.

            Solo una pequeña advertencia. Si sois muy beatos, no creo que os guste la forma totalmente desenfadada con que John Niven describe a nuestros adorados Dioses y Santos. Una curiosidad, y que sirva al mismo tiempo como otra advertencia, a mi madre no le gustó nada, pues decía que los santos protagonistas decían  muchas palabrotas. Y sin ningún reparo ni remordimiento, me lo devolvió al cabo de tres días, sin haber llegado siquiera a leerse la mitad del libro. Así que vosotros sabréis a quién se lo recomendáis. Yo voy a hacer lo que hizo mi querido amigo, y sin ninguna duda ni remordimiento os insto a que lo leáis. Pasaréis un rato ameno, muy divertido y el libro se os hará corto.

Comments are closed.