Libro: «Volver a Canfranc»

DSC_0865Hoy tengo por delante una ardua tarea, dar mi opinión personal sobre un libro, “Volver a Canfranc”, de la escritora Rosario Raro. Digo ardua tarea porque Rosario es amiga personal, además de mi profesora en el Taller de Escritura Creativa de la Universidad Jaume I de Castellón, al que asisto ya varios años. Y también tuve el gran honor de que participase como miembro del jurado en el primer concurso de relatos que Editorial EDISI (de la que soy propietaria) organizó.

Y ya no retraso más el, para mí, delicado momento de plasmar mi impresión de su último libro:

“VOLVER A CANFRANC”

             La historia de este libro transcurre prácticamente en un único escenario, la estación de ferrocarril de Canfranc y en el gran hotel que albergaba esta majestuosa construcción. Una estación en la que en los años de la Segunda Guerra Mundial convivieron en relativa armonía, alemanes, franceses, españoles y varias nacionalidades más.

            A pesar de que la trama transcurre en los últimos años de la guerra, en absoluto es un libro bélico. Rosario Raro, en «Volver a Canfranc», nos introduce con una delicadeza exquisita en la vida tranquila de los habitantes de este pequeño pueblo del pirineo aragonés. Tranquila en apariencia, pues la actividad encubierta es frenética. Con historias de ayuda y liberación de judíos de todas las nacionalidades, historias rutinarias de la vida cuando esta transcurre en medio de un país en guerra y otro que no lo está, pero que acaba de dar por finalizada una propia. Y todo culminado y entrelazado con una historia de amor entre dos de los protagonistas, la camarera Jana y el contrabandista Durandarte, ambos acompañados por muchos más protagonistas, tales como, la niña Valentina, el jefe de estación Juste, Moltrum, Didier, y un largo etcétera.

            En sus algo más de 500 páginas he apreciado el cuidado con el que Rosario Raro ha descrito cada detalle, cada paisaje, cada momento y cada personaje. Los momentos reales y ficticios se entrelazan con naturalidad, consiguiendo introducirte en una historia totalmente real a través de personajes inventados que conviven en cada reglón con personajes que existieron de verdad.

            Gracias a este libro podréis conocer una parte muy importante de la Segunda Guerra Mundial que, de tan a la vista que estaba permanecía oculta entre los miles de ventanales rotos y paredes ruinosas de una estación que jamás debió dejar de funcionar, la de Canfranc. Por ella pasaron miles de toneladas de oro que los alemanes robaron al resto de Europa; por ella pasaron cientos (que pena que aquí solo fueran cientos) de personas salvadas de la barbarie alemana por la resistencia, y en ella tuve en gran honor de estar hace tan solo dos meses. Allí mismo, bajo el techo y sobre el suelo de un edificio con muchas historias de personas.

            Las imágenes que se iban formado en mi imaginación durante la lectura de este libro, las he visto en blanco y negro, quizás influenciada por las imágenes televisivas que tengo de esa época, pero os aseguro que es un libro al que no le faltan en absoluto los colores, empezando por las montañas maravillosas que rodean Canfranc, pasando por la luz de cada uno de sus personajes y terminando por… aquí no os digo más, solo que… disfrutéis leyéndolo.

            Hace dos meses asistí a la presentación de “Volver a Canfranc”, junto con muchos amigos y compañeros que quisimos arropar y estar presentes en un gran momento para nuestra escritora Rosario Raro. En Canfranc pudimos vivir momentos tan mágicos que solo puedo decir una cosa… Volveré a Canfranc.

Comments are closed.